Home Page
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación e inferir grupos de interés. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Adicionalmente, compartimos los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTO

¿Por qué otorgamos mayor grado de sinceridad al mensaje que genera nuestro comportamiento, que a nuestras palabras?

Es mucho más difícil controlar los pequeños gestos y expresiones corporales que nuestras palabras, ya que los signos de la comunicación no verbal suelen ser involuntarios.


A la hora de hablar con los demás no solemos ser conscientes de la importancia de nuestro lenguaje corporal y el peso de nuestra comunicación no verbal dentro de la conversación. Cuando hablamos generamos una gran cantidad de información mediante gestos, expresiones corporales, modulación de la voz, posturas y miradas que generan un mensaje adicional que para nuestro interlocutor puede tener mayor peso incluso que nuestro discurso.

Se podría decir que el impacto de nuestras palabras no se completa en su totalidad hasta que se ve complementada por toda esta serie de signos no verbales. Así, realmente, dentro de nuestra conversación la palabra tiene el papel de mero transmisor de información, mientras que el conjunto de cientos de signos y mensajes que enviamos mediante nuestro comportamiento amplían, complementan e incluso cambian totalmente el significado desnudo de nuestras palabras.

Si nuestros gestos y expresiones no van en sintonía con nuestras palabras, nuestro interlocutor se dará cuenta y desechará nuestro discurso en pro de nuestra comunicación no verbal. Es bastante más difícil controlar los pequeños gestos y expresiones corporales que nuestras palabras, ya que los signos de la comunicación no verbal suelen ser involuntarios.  Es por ello que le otorgamos mayor grado de sinceridad al mensaje que genera nuestro comportamiento que a nuestras palabras.

A la hora de analizar los signos y los significados que componen nuestra comunicación no verbal podemos identificar varios  comúnmente aceptados. Así, por ejemplo, si la persona con la que estamos hablando tiende a tocarse constantemente la nariz, puede ser un indicador de que en realidad algo no le gusta o también podría estar mintiendo.

Es importante no centrarnos solamente en uno de estos indicadores, ya que podría conducirnos a error. Hay que tener en cuenta el entorno, las condiciones ambientales y el resto de gestos y comportamientos de la persona que nos habla para poder entender el significado global de sus expresiones.  Alguien podría tocarse la nariz simplemente porque le pica o tal vez cruce los brazos porque tenga frío, por ello debemos ser cautos con nuestras interpretaciones.

El significado de los gestos

Gestos y expresiones de la cara

Nuestra mirada comunica continuamente un sinfín de matices en una conversación. Cuando hablamos solemos establecer contacto visual la mayor parte del tiempo. Una mirada limpia en la que se puede apreciar la dilatación de la pupila indica claramente emociones positivas, atención, confianza. Por eso la mirada huidiza puede indicar timidez e inseguridad.

Las diferentes miradas pueden indicar un sinfín de emociones: Por ejemplo, cuando entrecerramos los ojos podríamos indicar desacuerdo o censura.

  • Bajar continuamente la mirada puede indicar incredulidad o vergüenza
  • Mirar por encima de las gafas es un signo de desconfianza en algunos casos
  • Mirar hacia los lados o al reloj denota aburrimiento o incomodidad. En otros casos estamos recordando o procesando información.


Con las cejas indicamos diferentes emociones en función de cómo las coloquemos:

  • Si las levantamos completamente estamos expresando incredulidad o sorpresa.
  • Las cejas en forma de ola indican miedo o tristeza
  • Las cejas totalmente fruncidas indican enfado.


Una sonrisa natural y sincera es propicia a generar confianza y expresa positividad. Además una sonrisa sincera es enormemente contagiosa, por lo que podemos llegar a inducir emociones positivas en nuestro interlocutor. Podemos encontrarla cuando los pómulos se hinchan y las comisuras se estiran hacia arriba.

Cuando asentimos con la cabeza mientras escuchamos a nuestro interlocutor indica acuerdo e interés por lo que se está escuchando.

Lo que expresan nuestras manos

Tocarse o rascarse alguna parte de la cara o del cuerpo (MICROPICORES) con nuestra mano, nos desvela el pensamiento de la persona a tiempo real, podemos saber si tiene un problema, si quiere o no escuchar, si te quiere o no ayudar en ese preciso momento, si quiere avanzar o frenarse, o si le ha sentado mal algo que ha escuchado, por ejemplo.

Tocarse la nariz, puede indicar que alguien no está diciendo la verdad, pero también que algo no le gusta. Si unimos diferentes herramientas podíamos diferenciar una lectura de otra.

Apoyar la mano sobre la barbilla puede indicar concentración.

Tocarse el mentón de forma suave quiere decir que se tiene interés. Pero si nos es suave puede significar duda o agresividad.

Retorcerse las manos o abrir y cerrar los puños continuamente es un signo frecuente de Ansiedad, pero si solo cierra los dedos, podría estar mintiendo.

Entrelazar los dedos es reflejo de una actitud de barrera.

Enseñar la palma de la mano abierta y hacia arriba denota sinceridad y buena intención, mientras que el acto de cerrar los puños suele indicar todo lo contrario.

Si tus manos juguetean con un objeto como un bolígrafo, una llave, etc. quiere decir que o estamos distraídos y no tenemos interés o que estamos nerviosos.

Del mismo modo el golpetear de los dedos contra algún objeto es signo de impaciencia y ligero sentimiento de apremio. La persona quiere llamar la atención.

La postura de nuestro cuerpo también es un reflejo de nuestro pensamiento.

Cruzar los brazos sobre el pecho es un signo que transmite una sensación de rechazo o sentirse amenazado.  Así mismo si sujetamos algo delante del pecho estamos indicando inconscientemente que tenemos la necesidad de protegernos, pero siempre que mostremos tensión articular, porque de otra manera podría ser sencillamente un gesto de comodidad.

De este modo, el balanceo sostenido del cuerpo, así como moverse continuamente en el asiento puede indicar tensión, ansiedad o inseguridad.

Una postura relajada, erguida, natural y cómoda expresa seguridad y sinceridad, mientras que  si la postura es excesivamente cómoda, o sentarse de forma repantingada puede indicar arrogancia e irreverencia.

La forma de sentarnos en una silla es también un indicador de nuestros pensamientos, pudiendo detectar si alguien nos miente o nos dice la verdad, si está a gusto o por lo contrario se quiere marchar. 

Por otro, lado si adoptamos una postura ligeramente inclinada hacia adelante mientras miramos a nuestro interlocutor ponemos de manifiesto nuestro interés y concentración en el discurso. Pero si nuestro cuerpo se dirige hacia atrás, nos evidencia un pensamiento de huída.

Aprender a identificar e interpretar los signos del lenguaje no verbal puede resultarte muy útil. De este modo podrás tanto determinar las verdaderas emociones de los demás como identificar y corregir tus propios gestos para ganar confianza en ti mismo durante una conversación.



Realizamos formaciones para:

Ministerio del Interior Guardia Civil Policia Nacional
Fundació Universitat Empresa Universitat Jaume I Castellón Florida Universitaria Universitat Jaume I Fundeun Universidad de Alicante